Que viene Catalina

Que viene Catalina

En estos días tenemos visible en el cielo el primer acontecimiento astronómico destacable en este recién estrenado 2016. El cometa Catalina. Este cometa podrá observarse, muy débilmente a simple vista, desde la tierra, pero será la única vez que tengamos la oportunidad de admirarlo. Y con unos sencillos prismáticos el espectáculo merecerá la pena.

¿Por qué será la única vez que se dejará ver? El cometa Catalina fue descubierto en su aproximación al Sol en el año 2013; y su descubridor fue el programa de rastreo de asteroides “Catalina Sky Survey” de ahí su nombre.

Procede de la Nube de Oort, una estructura esférica de cometas rotando en torno a la estrella de nuestro Sistema Solar. Es muy probable que, como resultado de una colisión con un objeto precedente del exterior del sistema Solar o, incluso, con otro objeto integrante de la propia nube, sufriera un impacto lo suficientemente violento como para desplazarlo de su órbita y orientarlo hacia el interior de nuestro Sistema Solar.

Las diferentes fuerzas gravitatorias del propio Sol y del resto de planetas, provocaron que este objeto se aproxime hacia nuestra estrella, en una órbita hiperbólica (órbita no cíclica, por lo tanto se adentrará en nuestro sistema solar, girará una vez pasado el Sol, y volverá a salir ya impulsado lejos de nuestro sistema). Por lo tanto, Catalina, reconvertido a errante, sólo será visible una sola vez por nuestros ojos.

Los objetos que componen la Nube de Oort  son bolas de polvo y nieve, de un tamaño que oscila entre los 10 y los 50 Km de diámetro. Y resultan muy interesantes desde el punto de vista astronómico y biológico, ya que podemos considerarlos restos del origen del Sistema Solar. Serían como fósiles del mismo. De ahí el alto valor para ser estudiados y analizados en su composición y observar los elementos primigenios de la parte más cercana a nosotros del Universo.

Para observar a Catalina simplemente necesitaremos unos prismáticos y dirigir nuestra observación hacia la estrella Arturo, una de las más brillantes de nuestro cielo invernal. La localizaremos a partir de la estrella extremo del carro de la Osa Mayor.En medio de ambas encontraremos a Catalina. Apreciaremos su doble cola, una en la dirección del viento solar debido a nuestro astro rey y la sublimación del vapor de agua, y la otra la cola iónica dejada detrás como huella de su trazado en el cielo.

Comentarios

Comentarios

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.